Experiencia de nuestra cliente Auxi con su entrenador personal

“Hace justo un año que decidí empezar a volver a retomar hábitos perdidos con mi entrenador personal. Pero lo que no podría haber imaginado hace un año es el cambio tan grande que iba a conseguir.

Toda mi vida ha estado ligada al deporte, en concreto al tenis, deporte que practicaba diariamente. Al dejar la competición y con ello dejar a un lado la rutina de entrenos y atención a la alimentación, mi estado físico calló empicado, llegando a pesar en Mayo del año pasado 75 kg.

Volví a motivarme, buscando nuevos objetivos a los que llegar y concienciándome de todo el trabajo que eso iba a suponer a partir de ahí.

Al principio, conseguí bajar algo de peso comiendo de forma más sana y aumentando de nuevo el rendimiento de los entrenos, dedicando más tiempo y siendo constante. Pero eso no iba ser suficiente de cara a los objetivos que tenía en mente.

Pensé que necesitaba ayuda de cara a cómo plantear los entrenamientos, que así podría resultar más fácil. No iba a ser igual realizar entrenamientos genéricos encontrados en cualquier publicación de Internet que un entreno más específico a para mí.

En Julio de 2017 decidí que lo mejor sería empezar con un entrenador personal. Conocía desde hace bastante tiempo a Home Fitness y por eso confiaba en que con ellos podría conseguir mis propósitos.

No sé si fue la suerte, el destino, o mi madre, que ya le conocía, quienes me hicieron empezar con Ángel un nuevo camino.

Aún recuerdo la primera charla, dónde no estaba muy tranquila al tener que abrirme a una persona que no conocía nada más que de vista. Para mí no era fácil en ese momento tener que contarle a alguien con quien nunca había hablado parte de mi vida y lo que quería conseguir porque siempre me había guardado ese tema para mí.

Pero parecía que existía “feeling” con Ángel desde el principio, ya que siempre he pensado que en una relación entrenador-alumno, en este caso, debe de existir algo más allá que el mero hecho de “yo te digo qué hacer, y tú lo haces”.

Los objetivos eran claros, volver a recuperar las sensaciones físicas que tenía cuando competía, bajar peso y disfrutar de los entrenamientos en el gimnasio. Esto último es porque al ir sola, a veces perdida, sin saber qué hacer y sin encontrar mejoría, hace que no disfrutes de lo que estás haciendo.

Al principio me planteó una rutina de entrenamientos, a los que le sumaba 2 entrenamientos semanales de 30 minutos con él y me dio unas pautas alimenticias a seguir.

Dicen que el principio de algo siempre es duro hasta que te habitúas, pero cuando desde el principio comienzas a disfrutar de lo que estás haciendo, tienes claro lo que tienes que trabajar para poder alcanzar tus metas, sabes que todo esfuerzo tendrá su resultado y a todo ello le sumas que tienes a una persona a tu lado que te va ayudar a conseguirlo, todo es más fácil.

Cuando todo parecía ir viento en popa, cuando llevaba varias semanas trabajando con Ángel, tuve que parar unas semanas por un esguince de tobillo. Pensé que esto sería dar muchos pasos hacia atrás pero solo fueron unos días y un esguince no iba a impedirme poder hacer algo en casa por lo menos.

En poco tiempo pude volver a entrenar, teniendo ahora que recuperar el tobillo. Al fin gracias a la ayuda que Ángel me dio con los ejercicios para el tobillo, evolucionó bastante rápido y se consiguió fortalecer la zona para no volver a recaer. Después de ese punto y aparte, seguimos trabajando y ahora con más ganas. Porque cuando no puedes hacer algo es cuando realmente valoras esa felicidad y la suerte que tienes de poder estar haciendo lo que quieres sin tener ningún problema físico que te lo impida.

Poco a poco iba notando como mi estado físico parecía avanzar y cada vez quería más.

Ahí llega ese punto donde quieres que todo venga más rápido, quieres avanzar más pero que todo llegue deprisa, con ello venían los agobios, pero ahí estaba Ángel para decirme que “Roma no se construyó en un día”, y conseguía transmitirme su calma que le caracteriza pero a su vez la energía de seguir estando constante porque cada día es un pasito más.

Mi peso bajaba y por otro lado ya era capaz de realizar ejercicios que al principio me costaban una barbaridad o tan siquiera era capaz de realizarlos.

¿Flexiones seguidas sin apoyar rodillas?, ¿levantar 130kg en prensa?, ¿hacer el pino en la pared y mantenerse?, ¿conseguir hacer 2 dominadas? Todo eso era impensable cuando empecé, pero gracias al camino planteado de entrenamientos, se ha conseguido.

A día de hoy, un año después del cambio de chip y comienzo con la experiencia de tener un entrenador personal, pienso que ha sido la mejor decisión que pude tomar.

Se han conseguido objetivos, pero ahora hay que ir como siempre me dice Ángel; “siempre a más”. Y sé que con la ayuda de él será más fácil poder seguir mejorando.

Ahora, es más difícil avanzar, más difícil mejorar, pero eso me motiva a seguir, porque si fuera fácil cualquiera lo haría. Pienso que nunca hay que conformarse con algo cuando puedes conseguir aún más, hay que ser ambiciosa en esta vida, siempre con cabeza.

Yo aposté por por un entrenador personal de Home Fitness, y tú, ¿has decidido ya dar un giro a tu vida?

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Entrenador personal   
© 2017 Home-Fitness. Todos los derechos Reservados.
Aviso Legal | Política de Cookies    

Desarrollo: Desarrollo Web

¿QUIERES DISFRUTAR Y PROBAR EL ENTRENAMIENTO PERSONAL?

bipack

Si ya eres socio de uno de nuestros clubes, Home Fitness te invita a probar 2 SESIONES DE ENTRENAMIENTO PERSONAL. Y si todavía no perteneces a ninguno de ellos, solicítanos 1 SESIÓN DE PRUEBA. (*)

SOLICITA TU BIPACK

(*) Si ya eres o has sido socio de HomeFitness, no puedes volver a solicitar el BiPack.