Las enfermedades cardiovasculares son actualmente la primera causa de muerte en los países desarrollados y constituyen un gran problema sanitario que consume una importante cantidad de recursos.  Cada año, alrededor de 12 millones de personas mueren de infarto de miocardio o accidente vascular en todo el mundo, lo que lo coloca como la principal causa de muerte en países desarrollados y la tercera causa de muerte en países en vías de desarrollo. La mayoría de la gente piensa que esta patología solo afecta a los varones de edad madura, pero lo cierto es que el infarto de miocardio puede afectar tanto a hombres como a mujeres, ya que en la población femenina, el riesgo aumenta considerablemente después de la menopausia.

El corazón humano tiene apenas el tamaño de un puño, y sin embargo, es el músculo más fuerte del cuerpo. Con cada latido, bombea sangre, que lleva oxígeno y nutrientes a todas las partes del cuerpo. A su vez el corazón, obtiene oxigeno y nutrientes a través de unos vasos sanguíneos denominados arterias coronarias. Cuando se interrumpe el flujo de sangre al corazón, a falta de oxígeno y nutrientes puede causar lesiones permanentes en este órgano vital.

El término infarto de miocardio, hace referencia a un riego sanguíneo insuficiente, con daño tisular, en una parte del corazón, producido por una obstrucción en una de las arterias coronarias.

Si el bloqueo solamente es parcial y reduce el flujo de sangre en el corazón en vez de bloquearlo completamente, puede sobrevenir un dolor en el pecho, denominado Angina, que tal vez no produzca lesiones permanentes en el músculo cardíaco (Miocardio), pero es un síntoma premonitorio de que la persona puede sufrir un ataque cardíaco importante.

CAUSAS DEL INFARTO DE MIOCARDIO

La principal causa del infarto de miocardio es la obstrucción de las arterias coronarias. Para que el corazón funcione correctamente la sangre debe circular a través de las arterias coronarias. Sin embargo, estas arterias pueden estrecharse dificultando la circulación.

Si el corazón se expone a un sobreesfuerzo pueden aparecer trastornos y formar un coágulo que, a su vez, puede tapar una arteria semiobstruida. Esta obstrucción, interrumpe el suministro de sangre a las fibras del músculo cardiaco. Al dejar de recibir sangre estas fibras mueren de forma irreversible. El infarto de miocardio ocurre cuando un coágulo de sangre (trombosis coronaria) obstruye una arteria estrechada. Normalmente el infarto de miocardio no sucede de forma repentina. Puede llegar causado por la aterosclerosis, un proceso prologado que estrecha los vasos coronarios.

Existen factores que pueden acelerar que las arterias se deterioren y propiciar que se obstruyan, tales como el tabaco, el alcohol, el colesterol, la diabetes, la hipertensión y por supuesto la obesidad y el sobre peso,  siendo estos factores de riesgo cardiovascular que obligan al corazón a trabajar en peores condiciones.

Desde nuestra perspectiva recalcamos que una vida con malos hábitos alimenticios, unida al sedentarismo o una falta de actividad física potencian la posibilidad de sufrir un infarto de miocardio o alguna patologia cardiovascular.

CONSECUENCIAS DEL INFARTO DE MIOCARDIO

La evolución de la enfermedad puede seguir varias vías. Una de ellas es la muerte súbita de origen cardíaco en una o dos horas. Se produce en un 20% de los pacientes. Si el paciente llega al hospital, la posibilidad de sufrir complicaciones es del 80-90%. El resto, entre el 10 y el 20% de los casos no sufren complicaciones. Las principales consecuencias de la muerte de parte del músculo cardíaco son:

  • Insuficiencia cardíaca: Cuando el área de infarto es extensa, el resto del corazón puede ser insuficiente para realizar el trabajo de bombeo, ya que habrá menos músculo. Por tanto, el paciente podrá entrar en lo que se llama disfunción ventricular (falta de fuerza del músculo), que impedirá realizar ejercicios importantes e incluso la actividad normal a las personas que hayan tenido un infarto de importancia.
  • Riesgo de Arritmias: la segunda consecuencia es que si por causa de la falta de riego se lesiona además el llamado tejido de conducción (tejido nervioso por donde pasan los impulsos eléctricos que hacen que se contraiga el músculo del corazón), pueden aparecer arritmias muy graves, como la llamada fibrilación ventricular, en la que los ventrículos se contraen de forma rápida, descoordinada e ineficaz y, a efectos de bombeo de sangre, el corazón se para. En otras personas pueden aparecer arritmias lentas, es decir, el latido es demasiado lento para que el corazón funcione normalmente. Esto puede requerir la implantación temporal o definitiva de un marcapasos artificial. La necrosis o muerte de las células del músculo cardíaco también puede hacer que este músculo se rompa y acabe en una rotura de esa parte del corazón.
  • Riesgo de pericarditis: finalmente, la inflamación que acompaña al proceso de curación del tejido que se ha muerto, puede causar inflamación en las células de alrededor, ocasionando la inflamación de la cubierta que envuelve al corazón (FUENTE).

Cuando se produce un infarto de miocardio, el músculo cardiaco muere potencialmente. Los profesionales de la medicina intervienen para salvar parte del tejido dañado o incluso revertir todo el proceso. El entrenador personal debe trabajar con el cliente que haya sufrido un ataque al corazón, o que se halla sometido a una rehabilitación cardiaca, y tiene el alta médica para seguir con un programa de ejercicio.

Los cliente posinfarto no se deben entrenar hasta que cuenten con la autorización medica de un cardiólogo. En este punto, el profesional médico debe determinar el nivel de intensidad y los límites del entrenamiento para que el entrenador personal trabaje con ellos.

Lo más importante para el entrenador personal es conocer y monitorizar los signos anormales. Algunos de estos síntomas son dolores torácicos, palpitaciones disnea, nauseas, dolor de cuello o brazos, dolor de espalda y la sensación de un peligro inminente.

Una vez que el cliente cuenta con autorización médica los objetivos son aumentar el VO2 máx., disminuir la tensión arterial y reducir el riesgo de posibles episodios de enfermedad coronaria. La intensidad del entrenamiento para la preparación física aeróbica suele iniciarse con el 40% del VO2max. Las sesiones duran entre 15 y 40 minutos y se practican entre 3 y 4 días a la semana. El tiempo adicional se dedica a los apartados de calentamiento y recuperación activa. No existe un límite marcado de tiempo para la consecución de  las metas, puesto que el objetivo es prevenir nuevos episodios y fortalecer el músculo cardiaco. Las pruebas de esfuerzo de control evolutivo aportan la documentación necesaria para estas fechas de finalización, por supuesto, realizadas por un cardiólogo.

Como muchos pacientes de posinfarto tienen miedo de realizar actividades sencillas de la vida diaria, los objetivos son aumentar su confianza para realizar esas tareas. Son ejemplos, levantar una caja de leche, llenarse un vaso de zumo, coger unas bolsas de mano o empujar un carro de la compra.

Al practicar ejercicios resistidos, el cliente puede recibir retroalimentación inmediata sobre su fuerza. Se trata de un respaldo psicológico que de una determinación del aumento real de la fuerza. Los programas deben comenzar con 20 repeticiones, una o tres series, dos a tres días por semana. El entrenador personal y el médico tienen que hablar de los objetivos reales. El cliente debe de recibir la orden de no practicar nunca la maniobra de Valsalva (Maniobra que consistente en realizar una espiración forzada sin expulsar aire, con la boca y la nariz tapadas, de modo que aumenta la presión en la rinofaringe y el aire penetra, a través de la trompa de Eustaquio, hacia el tímpano).

CEO + PERSONAL TRAINER
Rodrigo Mazos Otero

CEO Home Fitness.
Trainer provider Sectorfitness European Academy
Entrenador personal
Lcdo CCAFYD .

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Entrenador personal   
© 2017 Home-Fitness. Todos los derechos Reservados.
Aviso Legal | Política de Cookies    

Desarrollo: Desarrollo Web