Envejecimiento

El aumento de la esperanza de vida en las sociedades avanzadas como consecuencia de la estabilidad y el bienestar alcanzado, ha ocasionado un cambio radical en las pirámides demográficas, produciéndose una transformación, alcanzando lo que se conoce como efecto cono.

En la actualidad son muchas las personas en el mundo que dedican su esfuerzo y estudio a lo que podría denominarse como la nueva cultura de la longevidad. En realidad, el intento de vivir más años o prolongar la esperanza de vida, no se trata de algo nuevo. El hombre, a lo largo de toda su historia ha estado obsesionado, a la vez que ha mantenido un pulso con la naturaleza, por encontrar la mágica pócima de la eternidad. Pero la realidad no es otra que todo lo que empieza tiene un fin. La madre naturaleza ha creado los mecanismos necesarios para que la vida en la tierra vaya siempre renovándose y evolucionando, aunque no sepamos hacia donde.

Desgraciadamente y a pesar de la vertiginosa velocidad con que avanza la ciencia, no tenemos, ni siquiera, una hipótesis lo suficientemente consistente o sólida que nos ayude a desvelar cual es el origen de la vida. Se cree que cuando nos aproximemos a éste, se despejarán muchas de las incógnitas que reinan en nuestro conocimiento, o mejor nuestro desconocimiento.

El envejecimiento, un proceso más dentro de la carrera de la vida de los seres vivos. Se están haciendo numerosos descubrimientos relacionados con las causas que lo provocan, son varias las teorías que se mueven en torno a tan misterioso proceso de deterioro de la vida. Todas en su mayor parte fundamentadas y aprobadas, pero ninguna llega al fondo de la cuestión, o quizá no hay fondo, simplemente hay que aceptarlo tal como es.

Pues bien, tal y como recogen en su artículo Carbonell Baeza, A, Aparicio García- Molina, V y Delgado Fernández, M (2009) Efectos del envejecimiento en las capacidades físicas: implicaciones en las recomendaciones de ejercicio físico en personas mayores, el envejecimiento produce una involución de las capacidades físicas que origina un deterioro del estado físico y una reducción de la funcionalidad personal.

Conforme avanza la edad se produce una pérdida de fuerza, un descenso de la capacidad aeróbica y una reducción progresiva no lineal y específica por articulación y movimiento articular de la flexibilidad. Asociada a la edad se producen modificaciones sustanciales de la composición corporal, con una disminución de la masa libre de grasa, que condiciona un descenso del gasto metabólico basal y un incremento de la masa grasa.

La práctica de un programa de entrenamiento físico adecuado mejora tanto el área física como la psíquica. El propósito de la actividad física en los adultos mayores se puede resumir siguiendo a estos autores en los siguientes puntos:

  1. Bienestar físico.
  2. Sensación de autoevaluación.
  3. Mayor seguridad y confianza en las tareas cotidianas, por un mejor dominio del cuerpo.
  4. Aumento de la movilidad.
  5. Mejor respuesta a las propuestas de actividades (prontitud).
  6. Aumento de la movilidad articular.
  7. Aumento del tono muscular.
  8. Mejoría en la amplitud y economía de la respiración.
  9. Mejoría en la circulación, especialmente a nivel de las extremidades.
  10. Aumento de la resistencia orgánica.
  11. Mejoría de las habilidades y de la capacidad de reacción y de coordinación.

Podemos decir, por lo tanto, que la actividad física es una herramienta eficaz para atenuar o retardar el envejecimiento, pero sólo si dicho ejercicio es practicado de forma regular y con la intensidad adecuada, contribuyendo a mejorar la capacidad funcional global del organismo. Para ello está la ayuda de los profesionales del entrenamiento, quienes mejor que nadie saben como orientar tu actividad física para que sobre todo y ante todo dicha actividad repercuta sobre una mejora de la calidad de vida.

¿Cómo afecta la edad a nuestras capacidades físicas?

Se produce un deterioro biológico en el ser humano a medida que pasan los años, especialmente a partir de la tercera década. Dicho deterioro es consecuencia de la pérdida de la estructura y funcionalidad orgánica, la cual puede ser medida a través de la condición física en general o las capacidades físicas en particular.

Cambios en la Fuerza

La fuerza muscular se va perdiendo progresivamente a lo largo de los años y a pesar de que hasta los 50 años es una disminución suave y gradual, después de este periodo se produce un deterioro agudo en el que se registra hasta un 15% de merma por década hasta cumplir los 70. A partir de esta edad el descenso llega a ser del 30%. Entre los 65 y 84 años puede existir una disminución de la potencia muscular cercana 1,5 % por año. (Young and Skelton 1994).

Otra de las desadaptaciones que sufre el músculo es la disminución de la velocidad de contracción y de relajación como consecuencia, entre otras causas, de una redistribución del porcentaje de fibras musculares rápidas y lentas.

Por estas razones, debe ser una capacidad preferente a incluir en el diseño de los entrenamientos.

entrenamiento con clientes de tercera edad

Cambios en la capacidad aeróbica

La reducción es de aproximadamente un 10% por década, si bien algunos estudios más recientes han obtenido descensos superiores. El descenso de la capacidad aeróbica tiene sustanciales implicaciones en relación con la independencia funcional y la calidad de vida, siendo indicador claro de protección de enfermedades cardiovasculares, por lo que junto con la fuerza, debe ser siempre integrada en la recomendación de ejercicio físico.

El ejercicio de tipo aeróbico es el que mayores adaptaciones beneficiosas provoca para el organismo bajo el concepto de actividad física y salud sin que este sea sometido a un riesgo innecesario. El trabajo cardiovascular de tipo aeróbico será uno de los principales aspectos a tener en cuenta en la prescripción del ejercicio para la tercera edad.

Cambios en la Flexibilidad

La flexibilidad sufre una reducción progresiva, pero no lineal, conforme avanza la edad.  El envejecimiento y el sedentarismo tienden a reducir el rango de movimiento articular o movilidad de nuestras articulaciones. Con el tiempo, esta pérdida puede afectar a la capacidad para desarrollar actividades de la vida diaria como agacharse o estirarse a coger cosas.

Un programa de flexibilidad o estiramientos realizado de forma regular puede detener e incluso hacer regresar estas pérdidas.

Cambios en la composición corporal

Estudios realizados con personas mayores han confirmado un descenso de la masa libre de grasa conforme aumenta la edad.

La MLG permanece estable durante las primeras décadas en ambos sexos. Posteriormente experimenta un descenso acelerado que empieza en la década de los 50 en los hombres y de los 60 en las mujeres. Kyle et al. (2006) encontraron que la masa libre de grasa disminuía 0.9 kg/década para hombres y 0.4 kg/década en mujeres. La masa grasa, por contra, tiende a aumentar.  La MLG se reduce en hombres (2.0% por década) pero no en mujeres, mientras que la masa grasa se incrementaba de forma similar en ambos sexos (7.5% por década).

También se produce una disminución del gasto metabólico basal, si bien esta disminución no se debe en su totalidad a dichos cambios en la composición corporal

Las medidas antropométricas de la grasa abdominal (perímetro de cintura y cadera) están fuerte y positivamente asociadas con la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer, independientemente del índice de masa corporal (IMC) (Zhang et al., 2008). Un exceso en el  perímetro de cintura debe ser considerado como un factor de riesgo de mortalidad y un indicador de problemas de movilidad y agilidad en personas mayores (Guallar et al., 2007).

Como hemos podido ver de manera sintetizada, un envejecimiento asociado a un sedentarismo va acelerar nuestra involución en todas nuestras capacidades físicas. Es por esto, que nuestros mayores deben de llevar una vida activa, siendo para ellos el entrenamiento personalizado y adaptado a sus características una premisa fundamental que contribuirá a retardar los efectos del paso del tiempo. Para su diseño y desarrollo lo más adecuado es el asesoramiento de los profesionales del entrenamiento.

 

entrenador personal home fitnessÁngel Duarte

Entrenador personal Home Fitness Córdoba.
Personal Trainer LEVEL 4 EHFA
Coach nutricional

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Entrenador personal   
© 2017 Home-Fitness. Todos los derechos Reservados.
Aviso Legal | Política de Cookies    

Desarrollo: Desarrollo Web