A mi entrenador personal

Hace unos días nos llegaba esta nota de medio online escrita por Fany de Pablos. Dediquen cinco minutos a leerla y después piensen sobre ello.

Hay pensamientos en voz alta. reflexiones y experiencias escritas que nos ayudan a ser mejor, nos guían en momentos de duda, o simplemente nos descubren el sentido de todo aquello que parece no tenerlo. No me ha hecho falta mas reflexiones desde hace dos meses, la fórmula: un entrenador personal.

A la mayoría de las personas con las que hablo les resulta chocante que tenga entrenador personal, les parece algo inaccesible, un lujo… Y en parte puede que tengan razón , es un lujo, si, pero asequible también. ¿Cuánta gente se apunta a un gimnasio,paga una inscripción, cuotas mensuales, y acaban borrándose porque no tienen “tiempo”? ¿Cuanto invierten y cuánto obtienen? No estoy en contra de los gimnasios, yo misma he estado y sigo apuntada en uno de ellos. por eso creo que si os gusta el ejercicio y la constancia un entrenador personal es la opción perfecta para completar el entrenamiento y llegar mucho mas lejos y sobre todo mucho mejor.

Mi cuerpo es mi herramienta de trabajo por eso me parece importante no olvidarme de él. Pero mas allá de esto, hacer ejercicio se ha convertido para mi en una forma de bienestar físico y mental que me ayuda enormemente en mi trabajo y en mi vida cotidiana. Conciencia de la necesidad de moldear el cuerpo a base de disciplina, en mi caso no por meras razones estéticas si no porque doy mas valor al equilibrio mental, a la agilidad y ligereza, al esfuerzo diario, a superarme a mi misma, a saber donde están mis limitaciones, a ser consciente del que “no puedo” no sirve de nada si no luchas contra ello. A conocerme a mi misma, a enfadarme conmigo misma y superar mis propios retos.

Por eso, hoy y casi llegando a los tres meses desde que tomé la decisión, quiero dedicar estar palabras a esa gran persona que ha conseguido que el “no puedo” pase de una negativa a una afirmación. Porque hace que todo sea más fácil y mas efectivo, porque irradia el amor a su trabajo, porque se baja a nuestro nivel y hace que todo fluya, porque consigue hacer posible lo que parecía imposible, porque empatiza y se arriesga a conocer tus preocupaciones. y porque el hecho de aguantarme no es tarea fácil. No soy una alumna ejemplar, lo sé, y la paciencia que tiene conmigo con mis rabietas de niña chica al hacer abdominales burpes (o cómo se escriba) no tiene precio. Por eso, creo que ésto es lo mínimo que puedo hacer.

Animo a toda la gente que duda, animo a todos aquellos al menos que lo prueben, animo a que esto no se vea como algo inaccesible, porque sin duda por lo menos desde mi punto de vista, es la mejor inversión que he hecho por mi y para mi. ¿Quién me iba a decir a mi que me fuera a reír tanto cuando hay ejercicio físico de por medio? eso no tiene precio. “La meta solo es el comienzo” 😉

“Si no te esfuerzas hasta el máximo ¿cómo sabrás dónde está el limite?”

Gracias Gonzalo Abengózar.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Entrenador personal   
© 2017 Home-Fitness. Todos los derechos Reservados.
Aviso Legal | Política de Cookies    

Desarrollo: Desarrollo Web